Reformas estructurales en México: logros y fracasos

En muchos casos, los acuerdos políticos no fueron suficientes para alcanzar las metas sexenales del gobierno de Peña Nieto

0 112

-Anuncio -

Agencia.- Las reformas estructurales logradas a partir de un pacto con los partidos políticos, no fueron suficientes para lograr las metas propuestas por la administración de Enrique Peña Nieto que está a punto de terminar.

Desde inicios del sexenio, las negociaciones para lograr las reformas estructurales, y la posterior cristalización e implementación de las mismas, fue vitoreada desde el gobierno, como un antes y después para el desarrollo del país, pero no todo salió como anunció la administración de Enrique Peña Nieto.

Resultados de las reformas estructurales en México:

1.   Crecimiento de 4% del PIB al cierre de sexenio gracias a reformas.
No se logró. El sexenio terminará con un crecimiento promedio anual de 2.5% y ningún analista u organismo internacional pronostica actualmente un crecimiento cercano a 4% en el mediano plazo.

2. Fomentar gasto eficiente.
No se logró. En cinco años, el gobierno federal gastó 150 mil millones más de los que aprobó el Congreso. La oficina de la presidencia de Enrique Peña Nieto, ha sido la más costosa  y en los cinco primeros años su gasto fue 23.8% mayor en términos reales a lo que se erogó con Felipe Calderón y en 33.7% mayor a Vicente Fox.

3. Pensión Universal para mayores de 65 años como derecho en la constitución.
No se logró. Se siguió aplicando el programa 60 y más de la Secretaría de Desarrollo Social sin aprobar en la constitución un derecho universal a la pensión.

4.Seguro de desempleo financiado con contribuciones patronales y fondo solidario.
No se logró. Ni siquiera se discutió en el legislativo la iniciativa presentada por el Gobierno federal. Solo se promovió el retiro de recursos por desempleo de las Afores, lo cual afecta las semanas de cotización y la pensión.

5.  Finanzas públicas sanas.
Logro parcial. Se registró superávit primario en las finanzas públicas (gasto menos ingresos sin considerar costo de la deuda), pero la deuda pública se disparó de 33.8% a 45.1% del PIB en el sexenio sin mayor gasto productivo.

6.  Incrementar recaudación 1.9% del PIB.
Se logró. En el sexenio, ciudadanos y empresas pagaron más de un billón de pesos adicional de impuestos y la recaudación pasó de 8.3% del PIB en 2012 a 13.1% en 2017.

7. Fortalecer finanzas de entidades y municipios.
Logró parcial. Se establecieron mecanismos para transparentar la contratación de deuda de estados y municipios y se creó el sistema de alertas. No se mejoró el sistema de transferencias a estados y se uso Ramo 23 para otorgar recursos a gobiernos de forma discrecional.

8. Combatir lavado de dinero.
No se logró. El País fue mal evaluado por El Grupo de Acción Financiera (GAFFI) porque no se realizan investigaciones sistemáticas contra el lavado de dinero y falta coordinar comunicación entre las dependencias que investigan estos ilícitos.

-Anuncio -

Comentarios
Loading...